Romeo † Julieta 1968: Info

Toda la información presentada en ··¤(`×[¤ Romeo † Julieta 1968 ¤]×´)¤·· es fruto de una ardua investigación por Internet en general y diversos sitios dedicados a Leonard Whiting y Olivia Hussey en particular. © Página creada el 16 de julio de 2011.

Citas ABC en Romeo † Julieta

Todas son de una exquisitez poética sin igual, y muestran la belleza de los versos Shakespeareanos.

  • Aqui pondré mi descanso eterno y sacudiré el yugo de las estrellas infinitas quitándolo de esta carne harta del mundo. ¡Ojos mirad por última vez! ¡Brazos dad vuestro último abrazo! ¡Y vosotros, labios, puertas del aliento, sellad con legítimo beso una concesión sin término a la muerte rapaz!
  • Contigo he de quedarme para ya nunca salir de este palacio de lóbrega noche. Aquí, aquí me quedaré con los gusanos, tus criados.
  • Con un beso muero.
  • Dadme a mi Romeo, y cuando muera lleváoslo y divididlo en pequeñas estrellas. El rostro del cielo se tornará tan bello que el mundo entero se enamorará de la noche y dejará de adorar al estridente sol. 
  • ¿Dices que es tierno el amor? Es demasiado duro, áspero y violento, y pincha como el espino.
  • Estómago odioso, vientre de muerte, saciado del manjar más querido de la tierra, así te obligo a abrir tus mandíbulas podridas y, en venganza, te fuerzo a tragar más alimento. 
  • Ese corazón herido se cierra a todos los consuelos, se oculta a todas las miradas. 
  • El alma humana tiene grandes misterios que penetrar y grandes cuestiones que debatir cuando esta sola.
  • Huye de mí, dulce templanza. Sólo la ira guíe mi brazo.
  • La despedida es tan dulce pena que diré buenas noches hasta que amanezca. 
  • La vida es mi tortura y la muerte será mi descanso. 
  • Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume aún cuando de otra forma se llamase. 
  • Los placeres violentos poseen finales violentos y tienen en su triunfo su propia muerte, del mismo modo en que se consumen el fuego y la polvora en un beso voraz.
  • Los santos no se mueven cuando acceden a las súplicas.
  • Mis labios, peregrinos ruborizados, quisieran hacer penitencia con un dulce beso.
  • ¡Noche, deliciosa noche! Sólo temo que, por ser de noche, no pase todo esto de un delicioso sueño. 
  • Pero, ¡silencio!, ¿qué resplandor se abre paso a través de aquella ventana? ¡Es el Oriente y Julieta, el sol! ¡Surge esplendente sol y mata a la envidiosa luna, lánguida y pálida de sentimiento porque tú, su doncella, eres mas hermosa que ella! 
  • ¿Por ventura amó hasta ahora mi corazón? ¡Ojos, desmentidlo! ¡Porque hasta la noche presente jamás conocí la verdadera hermosura! 
  • ¿Qué? ¿Ruido? Seré rápida. Puñal afortunado, voy a envainarte. Oxídate en mí y deja que muera.
  • Rey de los gatos, sólo quiero una de tus siete vidas, y luego aporrearte a palos las otras seis.
  • ¡Se burla de las llagas el que nunca recibió una herida! 
  • Si la muerte viene a buscarme tiene permiso para llevarme.
  • ¡Soy un triste juguete del destino! 
  • Si profano con mi mano este sagrado santuario, pecado de amor será. 
  • ¿Sabía yo lo que es amor? Ojos jurad que no porque nunca había visto una belleza así.
  • Temerario piloto, ¡lanza tu zarandeado navío contra la roca implacable!
  • Una copa tiene en las manos. Con veneno ha apresurado su muerte. ¡Cruel! No me dejó ni una gota que beber. Pero besaré tus labios que quizá contienen algún resabio del veneno. Él me matará y me salvará.
  • Ven, noche gentil, noche tierna y sombría dame a mi Romeo y, cuando yo muera, córtalo en mil estrellas menudas: lucirá tan hermoso el firmamento que el mundo, enamorado de la noche, dejará de adorar al sol hiriente. 
  • Voy a enterrarte en regio sepulcro. ¿Sepulcro? No, salón de luz, joven muerto: aquí yace Julieta, y su belleza convierte el panteón en radiante cámara de audiencias. 
  • Ven, amargo conductor; ven, áspero guía. 
  • Ventana deja entrar el día y deja salir la vida.
  • Nunca hubo historia de más desconsuelo que la que vivieron Julieta y Romeo. 
  • Porque nunca hubo historia más triste que esta, la de Julieta y su Romeo.

Fuente: Wiki Quote
Triste es la paz que esta mañana nos trae. Por eso el sol oculta de dolor su rostro.
Pues nunca hubo historia más triste que ésta de Julieta y su Romeo.